Este articulo lo publiqué en 2016… 2020 de nuevo un ¡No puedo respirar! ¿cómo es posible?

Era 17 de julio, y a pesar de estar rodeado de mar en Tompkinsville, Staten Island, el calor era casi peor; demasiada humedad. Esaw se había quejado porque el dinero no llegaba para los pañales de la pequeña Ellen de tres meses y casi tampoco para la leche, ya no le quedaba alimento en su pecho. Después de cinco hijos, tenía más edad para ser abuela que madre; de hecho ya lo era, tenia dos nietos.  A Eric, su asma le impedía seguir trabajando como jardinero en el Departamento de Parques y Jardines de Staten Island, pero la venta de  “ loosies” (cigarrillos sueltos sin impuestos a 50 centavos cada uno), ayudaba algo a la economía familiar.

beliefnet-mattew-currie-astrology-eric-garner

Esa mañana, a Eric el calor, su asma y esas decenas de kilos de más le pesaban mucho, y eso que solo tenia 42 años. Esa mañana, Eric volvería arriesgarse a que “la pasma” le increpara: le habían detenido ya una treintena de veces, pero su pequeña no se iba a quedar sin pañales. Esa mañana, y después de veinticinco años de casados, fue la primera vez que Eric le pidió un beso de despedida a Essaw en el coche cuando lo dejó en la esquina de Bay Street, a Eric ese sitio le gustaba porque pasaban muchos turistas.  Esa mañana, como casi todas, Essaw llamó a Eric para comprobar que su asma no le daba problemas.

con-familia

“Big E”, así lo llamaban, era un hombre bueno, un gentil gigante al que sus hijos adoraban. A pesar de su imponente figura, que casi asustaba (medía 1,90 y pesaba 159 kilos), era conocido por su bondad, educación y cierta habilidad para deshacer peleas entre los vecinos de su barrio. Esa mañana, como casi todas, un policía, llamado Daniel Pantaleo, le acusó por haber vendido cigarrillos a un hombre de camiseta roja. A Eric se le agotó la paciencia, ya había sufrido varios atropellos con la policía, tenía varias reclamaciones interpuestas contra ellos;  una de ellas, porque  en plena calle le hicieron un tacto rectal… esa humillación no se le había olvidado. Ya estaba harto. Le respondió que lo dejaran en paz, que le dejaran ganarse la vida.  Tampoco era para tanto vender unos cuantos cigarrillos sin el control del Tio Sam.

garner-3

Pero Pantaleo, decidió poner en práctica una controvertida  llave de Judo llamada “shime waza” o  ”chokehold”: consistía en presionar, sin apenas esfuerzo, la arteria carótida. Solo inmovilizaba, pero si la presión se mantenía más de 3 ó 15 segundos, producía la muerte. Desde 1980 estaba prohibida. Pantaleo lo sabía, pero pensó que si la había aprendido en la Academia de Policía, porqué no utilizarla. Casi sin apenas esfuerzo, tumbó a Eric, plantó su cabeza en la acera y rodeó su cuello oprimiéndolo con fuerza. Ni siquiera necesitó a los otros cuatro  compañeros que acudieron en su ayuda y no oyó ninguna orden de su superiora para que abortara la maniobra, sencillamente porque no la hubo. La jefa, se limitó a mirar cómo su subordinado inmovilizaba aquel enorme cuerpo y desoyó los lamentos de Big E.

¡No puedo respirar!, ¡no puedo respirar! .

Lo llevaron en ambulancia al Richmond University Medical Center. Uno de los hijos de Eric  estaba jugando al baloncesto cerca,  oyó la sirena de la ambulancia, “algo gordo habrá pasado, demasiada sirena…”, pensó, pero siguió jugando.

Eric ya no respiró… ni ese día y ningún otro. Essaw ya no recibiría el puñado de dólares de la venta de cigarrillos que le ayudaba a pagar los pañales de su pequeña.

El informe medico confirmó, casi un mes después, que Eric murió de la presión que hizo Daniel Pantaleo. En diciembre el Gran Jurado decidió que no tenía cargos, lo cambiaron de puesto y hasta le subieron el sueldo. Quedó impune y la jefa, aquella que solo miraba, también.

garner-camisetas

Alguien, sin saber en lo que aquello terminaría, filmó la escena. I CAN’T BREATHE, se coreó en cientos de manifestaciones por todo Estados Unidos, se hizo lema y las tres palabras dieron sentido a un movimiento contra la violencia policial.

Ellen ya había cumplido dos añitos, fue en brazos de su madre y con sus hermanos al concierto, que en Staten Island ofrecía Terence Blanchard. A pesar de su corta edad se quedó quieta, ensimismada con la música que escuchaba en los pies del escenario. No era un concierto cualquiera, las entradas se habían agotado, el público sabía que ese concierto transmitiría no solo música. Terence quiso abrazar a la pequeña y quiso que la muerte de su padre mereciera un homenaje aun mayor que el lema de una camiseta o una pancarta, por eso había decidido que “Breathless” sería no sólo el titulo de su nuevo disco sino el nombre que le daría a una gira de conciertos por todas las ciudades donde la brutalidad policial acababa con la vida de ciudadanos.

images-1

Terence Blanchard nunca se ha conformado con tener en casa un buen número de Grammys, ni con ser el músico preferido de Spike Lee y que toda sus bandas sonoras sean un éxito. Se conforma con reunir a una magnifica banda que piense como él y conseguir que su música remueva  almas y que pueda producir cambios en el sistema. La música no puede estar ajena al entorno donde se crea o interpreta y Breatheless es un álbum protesta con 13 pistas que ponen una banda sonora al grito de “No puedo respirar”

“Cuando la gente me pregunta si con ello se creará un dialogo,  yo no quiero crear un dialogo, ya se ha hablado bastante. Ya es hora de que las leyes y las fuerzas del orden cambien el trato que dan a los afroamericanos y latinos. Es hora de que la gente vaya a la cárcel si lo hace mal. La gente no es estúpida y sabe que muchos ciudadanos han perdido la vida por un abuso de la autoridad y que cuando la policía se justifica, nadie se lo cree. Bien, esto tiene que parar ya. Sino algo catastrófico va a pasar. La única manera de que esto se termine es que los culpables paguen las consecuencias por sus acciones: vayan a la cárcel…Es la única manera de que esto se acabe.”

©mariche huertas de la cámara

AVISO IMPORTANTE: Las imágenes de este video pueden herir la sensibilidad:

https://www.theguardian.com/us-news/video/2014/dec/04/i-cant-breathe-eric-garner-chokehold-death-video

AVISO IMPORTANTE: Las imágenes de este video también pueden herir la sensibilidad:

https://www.rtve.es/alacarta/videos/modo-digital/policia-mata-asfixia-negro-rodilla/5583736/